ansible, principios de diseño

  • Have a dead simple setup process and a minimal learning curve
  • Manage machines very quickly and in parallel
  • Avoid custom-agents and additional open ports, be agentless by leveraging the existing SSH daemon
  • Describe infrastructure in a language that is both machine and human friendly
  • Focus on security and easy auditability/review/rewriting of content
  • Manage new remote machines instantly, without bootstrapping any software
  • Allow module development in any dynamic language, not just Python
  • Be usable as non-root
  • Be the easiest IT automation system to use, ever.

exportando svn hacia git, novedades

hace un año estaba haciendo esto mismo. Que cosas..

ahora he descubierto una herramienta, svn2git, que esta empaquetada en ubuntu.

pruebas en local, en un directorio llamado de_svn_a_git/

update 20160219

primer paso: ver el historico de svn. Usando un frontend para nautilus, rabbitcvs. Se integra con nautilus, y los directorios que son repos los reconoce muestra, por ejemplo, el historico.

tambien desde comandos, claro:

svn log -v --stop-on-copy Sistemas/

svn-all-fast-export necesita un fichero “format” en el repo… (?)

bloqueo. Seguimos con el camino estandar: git-svn

apt-get install git-svn

git svn clone <svn repo>

queda a medias de copiar, despues de 2 horas en ello. Lo interrumpo y borro, para volver a empezar el lunes a primera hora: hay un script lectura.sh que lanza el clone

..

colateral: svn git equivalences

update 20160304

una pista mas: hay que convertir en local cada rama remota, hay que hacer checkout de cada branch remota:

for remote in `git branch -r | grep -v master `; do git checkout --track $remote ; done

despues en el gitlab creamos un repo nuevo, configuramos el repo local para que haga uso de él, y hacemos git push origin para cada una de las branches existentes. Seria algo como:

for branch in `git branch`; do git push

update 20160419

el camino de migracion segun la documentacion de gitlab.

galletas “danish butter cookies”

– Mantequilla, 130 gramos
– Harina, 1/4 de kilo
– Azúcar, 90 gramos
– Un huevo grande
– Azucar avainillado, una cucharada
– Chocolate para decorar

 

190 grados 5 minutos y listo (!)

La receta de hoy es de lo más interesante, porque con ella vas a poder hacer unas ricas y divertidas galletas de mantequilla decoradas. Es una receta ideal para que los peques se diviertan durante la elaboración y después merienden de forma extraordinaria. Vamos a indicarte como las preparamos nosotros en casa, para que te animes a probarlas.

Comenzamos poniendo el azúcar y la mantequilla en un bol, usamos unas varillas eléctricas para batirlos y formar una mezcla cremosa y homogénea. Hemos empleado una cantidad de azúcar y mantequilla menor a la habitual, porque así se consiguen unas galletas muy ricas pero sin abusar de esos dos ingredientes, que son muy calóricos, y no queremos que los pequeños abusen de ellos, sobre todo porque estas galletas de mantequilla decoradas son de esas que no paran de comer. Después vamos a ir agregando los huevos, la esencia de vainilla y continuamos batiendo durante un par de minutos para dejar todo bien mezclado.

 

 

A continuación vamos a incorporar la harina, te recomendamos tamizarla antes de echarla y además que la añadas poco a poco en vez de toda de una vez, ya que en ese caso se mezclaría peor y con más esfuerzo que al hacerlo poco a poco. Mientras vas echando la harina no dejes de batir con las varillas, es la mejor forma de integrarla. Al acabar la masa estará mucho más espesa, por lo que podemos usar las manos para amasar durante un par de minutos. Al acabar reserva en el frigorífico un buen rato.

Cuando la masa haya reposado un buen rato, lo mejor es dejarla al menos una hora, espolvoreamos harina en una superficie lista en la cocina y vamos extendiendo la masa con la ayuda de un rodillo. Otra forma de hacerlo es colocar la masa sobre papel de horno, recubrirla y extender con el rodillo, tal vez te resulte más sencillo si no tienes mucha práctica. De una forma u otra vamos trabajando la masa hasta dejarla con un grosor de medio centímetro más o menos.

Enciende el horno a 190 grados, mientras se calienta usamos los habituales moldes para pastas y vamos cortando todas las galletas que podamos con la masa que hemos preparado.

Coloca todas las galletas en una bandeja apropiada y mételas en el horno cuando esté a la temperatura deseada. Puedes forrar la bandeja con un papel especial de horno, para que no se peguen las galletas en el fondo de la bandeja, aunque lo normal es que salgan bien y no se peguen. Procura dejar un poco de espacio entre unas galletas y otras. Dejamos que se horneen durante un cuarto de hora más o menos.

wifi command line

para configurar wpa2 en debian solo necesitas

# apt-get install wpasupplicant wireless-tools
# iwconfig
auto wlan0
iface wlan0 inet dhcp
       wpa-ssid network-name
       wpa-psk pre-shared-key

Spinoza: filosofía práctica – Gilles Deleuze (Aldiko)

Algunos teólogos aprovecharon la ocasión para presentar abiertamente una denuncia contra mí ante el príncipe y los magistrados; por añadidura, ciertos cartesianos estúpidos, para librarse de la sospecha de serme favorables, no cesaban, ni cesan, de pregonar su horror por mis opiniones y mis escritos.»

Spinoza: filosofía práctica – Gilles Deleuze (Aldiko)

El mismo padre de Spinoza parece un escéptico, aunque no por ello deja de desempeñar un papel importante en la sinagoga y la comunidad judía. En Amsterdam, algunos no se contentan con cuestionar el papel de los rabinos y de la tradición, sino hasta el sentido de la Escritura misma: Uriel da Costa será condenado en 1647 por haber negado la inmortalidad del alma y la ley revelada, y no haber reconocido más que la ley natural, y Juan de Prado sobre todo será castigado en 1656, y más tarde excomulgado, acusado de haber sostenido que las almas mueren con los cuerpos, que Dios sólo existe en sentido filosófico y que la fe es inútil

Spinoza: filosofía práctica – Gilles Deleuze (Aldiko)

El mismo padre de Spinoza parece un escéptico, aunque no por ello deja de desempeñar un papel importante en la sinagoga y la comunidad judía. En Amsterdam, algunos no se contentan con cuestionar el papel de los rabinos y de la tradición, sino hasta el sentido de la Escritura misma: Uriel da Costa será condenado en 1647 por haber negado la inmortalidad del alma y la ley revelada, y no haber reconocido más que la ley natural, y Juan de Prado sobre todo será castigado en 1656, y más tarde excomulgado, acusado de haber sostenido que las almas mueren con los cuerpos, que Dios sólo existe en sentido filosófico y que la fe es inútil