DTrace, tambien en MacOS

Aparte de en Solaris, y sus derivados, DTrace tambien esta en MacOS. Cosa curiosa.
en el blog de Brendan (una referencia obligada ultimamente) hay un articulo con algunos comandos de DTrace.
el autor es un crack, ahora en joyent, antes en oracle y antes en sun…
tiene dos libros, uno recien salido del horno y otro de hace un par de años.
ambos al carro. Sobre el nuevo, la presentacion.
.
aparte, una presentacion sobre el asunto del analisis de performance en sistemas opensource, o no…
aparte, empiezo a seguir a brendan en twitter. Y, repito, mirare de comprar su libro nuevo. Es posible que me vaya a adentrar en los procelosos caminos del analisis de rendimiento de sistemas?? un nuevo enfoque para mi carrera, sin duda.

rhizoma – Deleuze

En un rizoma hay lo mejor y lo peor: la patata y la grama, la mala hierba. Animal y planta, la grama es crab-grass

Las palabras de Joyce, precisamente llamadas “de raíces múltiples», sólo rompen efectivamente la unidad lineal de la palabra, o incluso de la lengua, estableciendo una unidad cíclica de la frase, del texto o del saber

La lógica binaria y las relaciones biunívocas siguen dominando el psicoanálisis (el árbol del delirio en la interpretación freudiana de Schreber), la lingüística y el estructuralismo, hasta la informática

Anoto yo: las redes no centralizadas hacen a la informatica dar un salto, leapforward?

 

El miedo de Montalbano – Andrea Camilleri

Aturdido por los gritos, el comisario no pudo disfrutar de la pasta al horno cuyo nivel de excelencia debía de estar justo por debajo del límite máximo más allá del cual estaba Dios.

 

Regresó a la galería y se adormeció como una lagartija al sol. No se puede estar con una mujer al día siguiente de haber matado a un hombre. Es cierto que eso ocurre, pero sólo en las películas americanas

 

Satisfecho e insatisfecho. Satisfecho porque estaba más que convencido de que el camino señalado era el correcto, el que llevaría al sitio correcto; insatisfecho porque aquel camino no lo seguiría él sino otro. Paciencia. A veces, en la vida, ciertas cosas no se pueden realizar personalmente, hay que hacerlas camuflado, escondido detrás de otro. Lo importante es que se alcance el objetivo. ¿Débil consuelo? Tal vez sí, pero no deja de ser un consuelo

 

Por qué no vas a un pedicuro?», le había preguntado poco tiempo atrás Livia al ver que las uñas del dedo gordo de ambos pies eran cada vez más gruesas y se dirigían una hacia Levante y otra hacia Poniente.    Él no había querido ir porque le parecía cosa de ricachones o afeminados. ¡En resumidas cuentas, se trataba de una investigación basada en un prejuicio asentado sobre otro prejuicio

 

Se zampó un buen plato de salmonetes fritos con la concentración de un brahmán hindú, esa que te hace levitar, sólo que la suya iba en dirección contraria, hacia el arraigo más profundo y terreno, es decir, hacia el penetrante aroma y el denso sabor del pescado, con la exclusión más absoluta de cualquier otro pensamiento o sentimiento. Consiguió incluso aislarse del ruido exterior de los coches y las voces, de la radio y los televisores a todo volumen, creando una especie de burbuja de silencio total.

 

La delicia de saborear unas habas frescas consiste también en el placer del doble desgrane, durante el cual uno saborea con el pensamiento aquello que al cabo de muy poco tiempo podrán saborear la lengua y el paladar.    En efecto: primero hay que desgranar la vaina del haba que, siendo ligeramente vellosa por dentro y por fuera, resulta muy agradable al tacto; después hay que pelar todas las habitas, las cuales, mientras lo haces, te envían unos verdes efluvios que te recrean el corazón. Y mientras desgranas, vas pensando. Y, a lo mejor, se te ocurre la idea adecuada y útil para cada ocasión

 

«Supra ‘a pasta, minnulicchi!», sobre la pasta, almendritas, pensó amargamente mientras cogía el billete que le entregaba su jefe. Si no quieres taza, taza y media: el colmo de cualquier posible desastre

 

Montalbano no creía en el demonio y menos en los lugares comunes, en las frases hechas ni en las ideas preconcebidas. Pero, por una vez, no protestó.

 

Sería como buscar una aguja en un pajar —respondió Montalbano sabiendo que las frases hechas eran unos punto y seguido que pesaban como losas

 

—¿Antes de que le pegaran el tiro?   
—No, después. Se puso a follar ya muerto. Pero ¿qué coño de preguntas me hace? ¿De verdad se encuentra usted bien?

 

 

Ardores de agosto – Andrea Camilleri

¿Cuándo, exactamente?    —Dentro de tres días.    —¿No podría adelantarse a mañana?    —¡Pero mañana es quince de agosto! ¿Qué le interesa?

 

Después estuvo leyendo hasta las once de la noche una estupenda novela policíaca de dos autores suecos que eran marido y mujer, y en la cual no había ni una sola página que no contuviera un despiadado ataque a la social-democracia y el gobierno. Montalbano lo dedicó mentalmente a todos aquellos que no se dignaban leer novelas policíacas por considerarlas un mero pasatiempo repleto de enigmas.

 

Adelina le había preparado una pappanozza. Cebollas y patatas hervidas un buen rato y después colocadas en un plato y aplastadas con la parte convexa de un tenedor hasta convertirlas en una espesa mezcla. Condimento: aceite, una pizca de vinagre, sal y pimienta negra molida al momento. No comió otra cosa, quería mantenerse ligero

 

Un hombre que en los tiempos que corren vive en un país civilizado como el nuestro (es un decir), si oye en pleno sueño unos cañonazos, está claro que los confunde con los truenos de un temporal, las tracas de las fiestas del santo patrón o el desplazamiento de unos muebles por parte de esos cabrones del piso de arriba, y sigue durmiendo como si tal cosa. En cambio, el sonido del teléfono, la melodía del móvil, el timbre de la puerta, eso no, ésos son ruidos de llamadas ante las cuales el hombre civilizado (es un decir) no tiene más remedio que emerger de las profundidades del sueño y contestar

 

 

 

El olor de la noche – Andrea Camilleri

, sino por el orgullo de haber estado todavía en condiciones de llevar a cabo aquellas agotadoras inmersiones.

—¡Ya quisiera saber cuántos chavales son capaces de hacer lo que he hecho yo!

¡De viejo, nada! ¿Cómo era posible que se le hubieran pasado por la cabeza aquellos malos pensamientos acerca de la vejez? ¡Aún no había llegado la hora!

Mientras la introducía en el vídeo, la cinta se le cayó al suelo. Se agachó para recogerla y se quedó así, medio inclinado y sin poder moverse, con una lacerante punzada de dolor en la espalda.

La vejez se estaba vengando miserablemente

zonas

sacado de permaculture two, pagina 32 del pdf.

zona I, la casa, invernadero como semillero e intercambiador termico, huerto anexo a la cocina, espalderas y emparrados
zona II, el huerto, gallinero, vergel injertado
zona III, cultivos extensos, ganado, vergel no injertado
zona IV, recoleccion, bosque, apicultura

permaculture two – apuntes

pag 54. la extension ideal para un huerto familiar con cultivo anual es de 750 a 1000m2.
pag 56. entre las estrategias para establecer el huerto, asociaciones de cultivos, y bancales delimitados para evitar que se escape la humedad.
pag 59. ‘guilds’, o asociaciones de plantas y/o animales. la idea viene del titulo del libro ‘plant defense guilds’ de Peter Altsatt

Gaia – James E. Lovelock

Utilizo a menudo la palabra Gaia como abreviatura de la hipótesis misma, a saber: la biosfera es una entidad autorregulada con capacidad para mantener la salud de nuestro planeta mediante el control el entorno químico y el físico. Ha sido ocasionalmente difícil, sin acudir a circunlocuciones excesivas evitar hablar de Gaia como si fuera un ser consciente: deseo subrayar que ello no va más allá del grado de personalización que a un navío le confiere su nombre, reconocimiento a fin de cuentas de la identidad que hasta una serie de piezas de madera y metal puede ostentar cuando han sido específicamente diseñadas y ensambladas, del carácter que trasciende a la simple suma de las partes

Nota rapida en el tren

Escribiendo con ek teclado sentado en un escalon del tren. No es especialmente incomodo. Incluso el problema del espacio se lleva bien. las unhas largas si son un problema, pero ya lo resolvi ayer.

Terminada otra de montalbano, sigo con la del violin. El comienzo es espectacularmente mejor. Intriga, asesinato, sexo y gastronomia desbordada.
Y todo tan solo tres meses de la novela anterior. Quedan historias abierta, entre la boda de la pareja, la adopcion del niño, el no-ascenso de montalbano… Mucho mejor que el comienzo del último. Eso si, el final de la tercera fue espectacular. Montalbano contra el servicio secreto. De infarto.

Por aqui, comienza el vertigo delcambio. Hoy le ha sido anunciado a todo el equipo el nuevo organigrama. Buen humor y una incognita.

Segunda parada del tren. Un tipo vestido como los montañeros de los años veinte baja en Galapagar. El tren arranca de un tiron. Vamos llegando…