Yeats, introduccion a Cuchulain

Con sólo que contemos estas historias a nuestros hijos, la Tierra empezará de nuevo a ser una Tierra Santa, como era antes de que los hombres dieran sus corazones a Grecia y Roma y Judea. Cuando yo era niño no tenía más que subir al monte que había detrás de la casa para ver una serranía larga, azul y quebrada a lo largo del horizonte, hacia el sur. ¡Qué belleza me perdí, qué hondura de emoción me falta quizá todavía, porque nadie me dijo, ni siquiera los capitanes mercantes que lo sabían todo, que al otro lado de aquella serranía larga, azul y quebrada estaba Cruachan de los Encantamientos

Yeats, introduccion de Cuchulain

También los poetas irlandeses tenían, quizá, algo parecido a una sanción sobrenatural, pues un poeta principal tenía que conocer no sólo innumerables clases de poesía, sino también el arte de mantenerse en trance durante nueve días

Cuchulain de Muirthemne, Lady Gregory

También se encuentra un estudio crítico de éste y los restantes ciclos irlandeses en la Literary History of Ireland del Dr. Douglas Hyde. Los tuatha de danaan o sidhes, tantas veces mencionados, eran la raza divina, el pueblo de los dioses de Dana, que vencieron a los fomores, los poderes de las tinieblas, y a sus ayudantes los firbolg, en la batalla de Magh Tuireadh, y fueron los amos de Irlanda hasta ser a su vez conquistados por los hijos de los gael o celtas, bajo el mando de los Hijos de Miled. Entonces se hicieron invisibles, y se retiraron a habitar los montes y los raths o castros fortificados. La Morrigu era su diosa de las batallas, y Angus Og, Hijo del Dagda, su dios de la juventud y del amor; Lugh, el Maestro de muchas Artes, era su Hermes y su Apolo, y Manannan, Hijo de Lir, su Dios del Mar, o, según algunos, el mar mismo

Cuchulain de Muirthemne

Así lo hicieron, y tuvieron gran deleite hasta el final de los tres días y las tres noches

Cuchulain de Muirthemne

Hubo un tiempo en que Adhna fue el poeta mayor de allí, y, cuando murió, Athairne fue nombrado poeta mayor del Ulster en su lugar. Pero Neidhe, hijo de Adhna, volvió de Alban con esperanzas de ser nombrado poeta mayor. Fueron las olas del mar, al romper en la orilla donde estaba, las que le dieron la nueva de la muerte de su padre. Y cuando llegó a Emain, fue al palacio y se sentó en el sitial del poeta mayor, que halló vacío; y se envolvió en el manto del poeta mayor, que estaba allí tirado, y que estaba ornado de bellas plumas de ave. Entonces entró Athairne y le encontró allí, y se pusieron a disputar en el lenguaje de la poesía; y Conchubar y todos los jefes del Ulster vinieron a escucharlos, y algunos de los otros poetas se unieron a la disputa

Cuchulain de Muirthemne

Entonces le fue otorgada a Cuchulain la jefatura de los jóvenes del Ulster, de los guerreros, los poetas, los trompeteros, los músicos, los tres flautistas, los tres bufones que decían palabras acerbas; los tres repartidores de fama. De ellos habló el poeta, y dio sus nombres y dijo: «Los jóvenes de Irlanda, cuando estaban en la Rama Roja, eran los mejores anfitriones.»

Cuchulain de Muirthemne

Juro por los dioses por los que jura mi pueblo —dijo el niño— que no les quitaré la mano de encima hasta que se hayan puesto bajo mi protección, al igual que me he puesto yo bajo la suya.

May, La Saga del Exilio en el Plioceno

El ejército vestido con hojas me recuerda sorprendentemente a algunas partes evocativas de La rama dorada de Frazer —observó Basil Wimborne—. ¡La eliminación de las influencias malignas antes del inicio de los ritos de la fertilidad! Uno se pregunta cuál pudo ser el aspecto original y más violento del ritual en los primitivos días de su planeta natal.

May, La Saga del Exilio en el Plioceno

En tiempos del Medio Galáctico, solamente cinco sistemas solares (sin contar el de la Tierra) habían conseguido engendrar seres inteligentes que sobrevivieran a los peligros de la alta tecnología y pasaran a la unión metapsíquica, ese estado de Unidad mental que admite la pacífica y no competitiva colonización de planetas compatibles