Joyce, Ulysses

Las gentes podían aguantar ser mordidas por un lobo, pero lo que en verdad las encolerizaba era el mordisco de una oveja

Tito Livio, Historia de Roma desde la fundacion de la ciudad

Trasladó a Roma las obras de arte de la ciudad, las esculturas y cuadros, que abundaban 2en Siracusa, que evidentemente eran un botín quitado al enemigo conseguidos por derecho de guerra. A partir de ahí, por otra parte, nació la admiración por las obras de arte griegas, y a raíz de esto, el abuso del expolio indiscriminado de todo lo sagrado y lo profano que últimamente se ha vuelto contra los dioses romanos, empezando por el propio templo que Marcelo decoró espléndidamente. 3Los extranjeros, en efecto, solían visitar los templos dedicados por Marco Marcelo atraídos por las magníficas obras de ese género, de las que queda sólo una pequeñísima parte

Joyce, Ulysses

La espalda de un guardagujas se enderezó de repente contra un pilar de tranvía cerca de la ventanilla del señor Bloom. ¿No podrían inventar algo automático de manera que la rueda fuera mucho más fácil de manejar? Bueno, pero ese sujeto perdería su empleo entonces. Bueno, ¿pero entonces no conseguiría trabajo otro sujeto fabricando el nuevo invento?

Tito Livio, Historia de Roma desde la fundacion de la ciudad

Veo que, según algunos historiadores, la batalla del lago Regilo habría tenido lugar seguramente ese año; Aulo Postumio, por no merecerle confianza su colega, habría dimitido como cónsul, después habría sido nombrado dictador. Hay tal incertidumbre en la fijación de las fechas, al ordenar las diversas fuentes de manera distinta la lista de magistrados, que no puede uno determinar de manera ordenada qué cónsules sucedieron a qué otros, ni qué acontecimientos ocurrieron en qué año, al quedar tan atrás no sólo los hechos, sino los mismos historiadores

Ulysses, xogando a cinco mans

On his wise shoulders through the checkerwork of leaves the sun flung spangles, dancing coins

Sobre sus sabios hombros, a través del ajedrezado de hojas, el sol lanzaba lentejuelas, monedas danzantes

A través del enrejado de las hojas, el sol sembraba lentejuelas, monedas danzantes, sobre sus hombros sabios

Sobre sus sabios hombros por el escaqueado de hojas el sol irradiaba lentejuelas, monedas danzarinas

Filtrado pola celosia das follas, o sol sementoulle nos sabios ombreiros lentelliñas de luz, moedas danzarinas