Cunliffe, the ancient celts

Pytheas’ first stop in Britain was probably Belerion—the Land’s End peninsula—and it was here that he visited the tin market held on the offshore island of Ictis

Tacitus, Historiae

Throughout the whole of Gaul there were always despots and wars until you passed under our control. We ourselves, despite many provocations, imposed upon you by right of conquest only such additional burdens as were necessary for preserving peace. Stability between nations cannot be maintained without armies, nor armies without pay, nor pay without taxation. Everything else is shared equally between us. (Hist. 4. 73)

Vidal, La era de la humanidad

Se considera que éstas pueden crear empleo si se les permite pagar menos y a la vez ganar más, invertir o exportar mejor; en definitiva ingresar en neto mucho más que si se les presionase con muchos impuestos, lo cual podría ahogar a dichas empresas financieramente en momentos difíciles. A la vez, esas empresas que generan empleo permiten que los ciudadanos puedan consumir y al mismo tiempo pagar más impuestos personales, y contratan servicios privados que sustituyen los públicos, y la rueda va girando. Según este sistema, la clave nace en la rebaja de impuestos a las empresas

Vidal, La era de la humanidad

Crear siliconvaleis por todas partes no es la solución, y además no es viable. Eso no se hace en diez días aprovechando un polígono industrial abandonado. No va de montar teatros, va de poner las decisiones correctas sobre la mesa y de ejecutarlas. Va de bajar los impuestos, facilitar la creación de negocios innovadores, estimular que las empresas sean tecnológicas, conectar la formación con demanda y no castigar la inversión internacional que quiere apoyar proyectos locales

Vidal, La era de la humanidad

Atención, uno de nuestros competidores directos, Francia, tiene un plan en marcha que supone 23 veces lo que ha pensado invertir España desde el sistema público, el que debe estimular a quienes lideren el asunto. Un programa nacional que busque modernizar todos los aspectos productivos de un país y que lo sitúe en la vanguardia de esta revolución industrial exige abordar cuatro aspectos determinantes: la automatización, el acceso digital al cliente, la información digital y la conectividad

Vidal, La era de la humanidad

Dependerá de cómo se prepara a una sociedad y a sus estructuras económicas para ese día, para cuando se necesite un tejido socioeconómico de vanguardia y adaptable en el que implementar medidas que aborden la nueva realidad en lo laboral, en lo productivo y en lo humano.

Vidal, La era de la humanidad

Un gobierno no debe intervenir en todo. Desde mi punto de vista debe liderar, marcar un modelo a seguir, estimular los cambios favorables y resistirse a los que vienen en sentido negativo. Para ello, no obstante, habrá que entender qué tipo de escenario futuro es realmente el que está ahora mismo conformándose

Vidal, La era de la humanidad

Tal vez estás pensando que este cambio va para largo. Seguramente eso es lo que piensa tu propio gobierno, o tal vez ni siquiera lo tengan en cuenta. Por ello, cuando queremos analizar qué está suponiendo a tiempo real la automatización, no disponemos de datos concretos en España, Europa o Latinoamérica

Vidal, La era de la humanidad

A cada décima impositiva de más, son millones de empleos que peligran por la falta de inversión en la transformación de las empresas. A cada intento por penalizar a una empresa tecnológica por el mero hecho de serlo, miles de empleos se van por la alcantarilla del futuro inmediato. Es urgente saltarse esta pantalla y ponerse a jugar en la siguiente, una que por cierto ya va con «realidad aumentada».

Vidal, La era de la humanidad

Respecto al papel de la fiscalidad en todo ello, es muy probable que en la próxima década la tributación será mucho más alta de lo que hoy podemos imaginar. Sin embargo, creo que subir impuestos sería hoy un error monumental, ya que ahora es preciso estimular la inversión empresarial para afrontar los cambios que vienen, y aumentar impuestos para sufragar el inevitable desempleo